Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Sep 20, 2012 in Narrativas pedagógicas, Proyectos | 0 comments

Vivir detrás del muro

Vivir detrás del muro

La guerra fría es uno de los temas que los alumnos de colegios bilingües necesitan abordar en inglés para rendir el examen de History, una de las asignaturas que les permite obtener la certificación de bachillerato que otorga la Universidad de Cambridge (IGCSE). Pero, ¿cómo tratar un suceso tan importante con chicos que viven lejos de donde sucedieron los principales hechos y con pocos referentes cercanos que puedan dar testimonio?
Los colegios Newlands y Las Cumbres se reunieron para pensar alguna manera diferente de trabajarlo de modo que los atraviese y los invite a vivenciarlo.
Lenny Ambrosini (History) y Luz Pearson (TICs) por Las Cumbres; Chris Toti (History) y yo por Newlands planificamos un proyecto que se está desarrollando pero que ha pasado por dos etapas importantes que quiero compartir.
La idea que tuvimos desde el inicio fue que en los alumnos se genere empatía por quienes pasaron por la situación de haber quedado de un lado u otro del muro, separado durante muchos años de familiares y amigos. Tratar de revivir lo que ellos sintieron y conocer historias reales, con nombres y apellidos.
Esto es posible y está al alcance de sus manos (o dedos?) a través de toda la información compartida en la Web.
Por eso la primer actividad fue la dura tarea que tuvieronChris y Lenny al buscar historias que tuvieran que ver con estos hechos. Vidas separadas de un día para otro por una pared.Las historias de las personas que vivieron en el este quedarían para “trabajar” con los alumnos de Las Cumbres. Las del oeste, con los de Newlands. Condición: que en cada historia hubiera seres queridos que hayan quedado separados.

En un documento compartido se fueron poniendo cada uno de ellos hasta que llegamos a la cantidad de alumnos de cada colegio involucrados. ¿Por qué? Porque la siguiente actividad fue asigarles a cada estudiante uno de esos nombres … desde ese momento en adelnate tomarían su lugar y contarían lo que les estaba pasando. ¿Quién fue /es esa persona? ¿Cómo estaba consituído su grupo familiar al construirse el muro?¿Cómo lo había afectado su existencia? ¿Cómo continuó su vida?
Esta información fue subida a sus Blogs personales (ejemplo: Margit Hosseini´s father) o compartida en Twitter

 

El siguiente paso fue organizar el encuentro presencial. Los alumnos de Las Cumbres nos visitaron el 6 de septiembre junto con una amiga de Luz, Mandy Raasch, quien vivió en la Alemania oriental durante la existencia del muro y presenció su caída. Fue una gran casualidad que haya estado visitando Argentina en esos días. Los alumnos pudieron escucharla contar cómo vivió su infancia, cómo era su país y cómo lo ve y vive ahora. También respondió preguntas que los chicos escribieron via Twitter previamente.
Pero esa no fue la única finalidad de reunirlos, aunque ellos creyeran que si.

Terminada la charla, encontraron diferentes carteles distribuídos en el piso del salón. Eran árboles genealógicos. Les propusimos que cada uno de ellos “se busque” recordando qué personaje les habían asignado en el trabajo de investigación. Se formaron grupos mixtos en todos los casos.Se reconocieron, haciendo empatía con la vida de los originales, como parientes y amigos. Conversaron sobre la relación que los unía, sobre dónde vivían, qué hacían, etc.

Las semanas previas a esta reunión, Chris, Florencia Barletta (Arte) y yo estuvimos juntando grandes cajas de cartón que ese día armamos y apilamos …

Luego de un break donde los alumnos de ambos colegios empezaron a intercambiar algunas palabras, los reunimos en 2 extremos del salón, de acuerdo al colegio y, mientras estaban distraídos escuchando algunas indicaciones de sus docentes, corrimos las pilas de cajas …. y el muro quedó en medio de ellos …. No pudieron volver a verse, como en las vidas que tomaron prestadas según lo planearon sus docentes.
Les dimos fibras para que puedan escribir, expresando sus sentimientos, en un rollo que se montaría en el muro. Fue muy movilizante y emocionante.
Una nota de color lo dieron los PIN de Blackberry que, de un lado y otro dejaron como testimonio de su identidad. Nos sorprendió, ¡los adolescentes siempre sorprenden!
Al terminar esta actividad, el grupo de Las Cumbres se retiró …. sin poder saludar. El muro aún está entre ellos. Próximamente vendrá una sincrónica por Twitter para poder saber qué es de la vida de los que quedaron allá, del otro lado.
(Continuará)

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *