Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on Jul 20, 2016 in Destacados, Narrativas pedagógicas, Proyectos | 0 comments

Design thinking en una escuela primaria rural

Design thinking en una escuela primaria rural

La experiencia que comparto, tiene que ver con mi participación ad-honorem como mentora de las actividades diseñadas para la escuela rural nº4411 de San Pedro de Yacochuya, Salta,  en un proyecto internacional llamado Circópolis (1) durante el mes de abril de 2016.

Website del proyecto completo: Circópolis, escuelas rurales argentinas.

La escuela es plurigrado y tiene  4 docentes:

Natalia (nivel inicial)

Lorena (1ero y 2do año EP)

Petrona (3ero y 4to año EP y directora de la escuela)

Elio (5to, 6to y 7mo EP)

Cuenta con una sala donde hay 20 nets del plan Conectar Igualdad y conexión a Internet (gestionada para desarrollar este proyecto y continuando aún).

  • La idea de esta iniciativa es la de llevar a la práctica pedagogías de formato lúdico y aprender haciendo con uso de TIC y basadas en pensamiento de diseño (Pardo Kuklisnki, 2016).
  • Se busca también la formación básica de estudiantes y docentes en el uso de TIC aplicadas a prácticas de innovación social.
  • Ayudar a los estudiantes a narrar las historias de las que forman parte.
  • Estimular conocimientos científicos basados en el modelo STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemática)

Durante los meses previos a la visita, se consultó a la directora sobre las necesidades y problemáticas de la escuela para identificar una necesidad sobre la cual trabajar. Aparecieron varios elementos interesantes para considerar y para generar producciones significativas en relación a estimular la oralidad, la expresión y capacidad de narración. Junto al equipo de trabajo (2) coordinado por el Doctor Hugo Pardo Kuklinski dividimos las acciones a desarrollar en la escuela con alumnos y docentes.

Mi participación como docente de Tecnología principalmente se realizó con los cursos de los más pequeños. El prof. Sergio Arciénaga se hizo cargo de 5to, 6to y 7mo año.

Tomé la propuesta de trabajar en fortalecer la cultura y las costumbres locales para que los chicos se sientan orgullosos de ser niños de la montaña.

Planifiqué 5 etapas:

Observar el espacio de la escuela y el lugar donde vivo > Modelizarlo > Recorrerlo > Contarle a otros de dónde soy > Crear historias conmigo como personaje del lugar.

……………

Previamente a la visita a la escuela, le propuse a un grupo de compañeros docentes de nivel secundario del colegio donde trabajo (Colegio Newlands de Adrogué, Buenos Aires), el organizar la creación de juegos didácticos para donar a la escuela de Yacochuya.

La docente Marina Ortynski, prof. de Matemática, coordinó el trabajo de alumnos de 1er año de escuela secundaria quienes diseñaron y armaron 25 juegos matemáticos, principalmente, con materiales de descarte.

“La idea fue que los contenidos estudiados en primaria y los trabajados por el momento en secundario los volcaran en juegos matemáticos para niños de varias edades. Es decir, que lo que ellos aprendieron debían complejizarlo de acuerdo a la edad a la que querían dirigirlo”. En la escuela rural clasificamos los juegos según su nivel, su complejidad y a los contenidos de Matemática.  Los hay inspirados en juegos ya conocidos pero rediseñados con mucha creatividad como Memotest, Tetrix, Ta te ti, Tangram, lotería, Juego de la Oca, rompecabezas y otros diseñados desde cero por los propios chicos.

La prof. Paola Szerman desde la asignatura “Construcción de la ciudadanía” tomó a su cargo la propuesta con alumnos de 2do año de Escuela Secundaria.

Respecto al proceso de creación, relata:

“Vimos juntos en Internet el proyecto Circópolis. En qué consiste y cuáles son sus objetivos. Luego vimos las fotos de los chicos a quienes enviaríamos los juegos. Decidimos diseñar juegos a partir de material reutilizado, ya que estos alumnos el año pasado, -cuando estaban en primer año- hicieron un proyecto para cuidar el ambiente concientizando a escuelas y guarderías sobre la importancia de reutilizar materiales que muchas veces se descarta. (Era un taller itinerante que incluía una obra de teatro con personajes que transmitían los contenidos a aprender y al final se armaban stands con diferentes técnicas). Hicimos un video didáctico registrando las imágenes de cómo diseñamos los juegos, para que los chicos de Yacochuya reciban -además de los juegos- unos consejos para que puedan hacerlo ellos también, al mismo tiempo colaborando con el planeta”. (Ver Post: Juegos didácticos matemáticos y cultura maker y los videos: “Una fábrica de juegos” y “Hora de dar”.

…………………..

Actividades llevadas a cabo:

Actividad motivadora:

Como Circópolis tiene en su esencia (ver prototipo previo “Learning Circus”) ser un circo itinerante,  comencé con una actividad orientada a la magia mediante el uso de la Realidad Aumentada con la app Quiver. Partiendo de colorear un simple dibujo, los chicos disfrutaron con gran sorpresa del momento en el que sus dibujos “cobraron vida” con los trazos que ellos mismos pintaron. Mariposas que vuelan, aviones que giran, muñecas que bailan, son algunas de las posibilidades que nos ofrece la aplicación. Hablamos sobre el significado de la realidad aumentada y sus diferentes activadores.

I etapa: Observar el espacio de la escuela y el lugar donde vivo: de la imagen satelital a la representación real

Observamos desde Google Maps imágenes satelitales de la zona. Se entusiasmaron mucho identificando los parajes y los barrios donde viven y reconociendo los techos de sus casas.  También identificaron lugares de referencia como las acequias y las bodegas cercanas a la escuela. Trazamos el recorrido de cada zona para que vean el camino hasta la escuela. Muchos no tenían idea desde dónde venían sus compañeros. También hicimos “zoom out” para llegar con la vista de toda la provincia de Salta y la República Argentina.

II etapa: Modelizar la escuela y los barrios o parajes donde viven los alumnos

Tomando de referencia las vistas satelitales diseñamos una maqueta y reprodujimos los espacios reales de los barrios y la escuela.

Los nenes de 1ero y 2do año crearon los parajes San Rafael y San Luis. Para reproducir las casitas de piedra de San Rafael, su seño (Lorena) trajo arcilla y les enseñó la técnica que usa su mamá, alfarera muy conocida en la zona de la Quebrada (camino desde Salta capital a Cafayate). Para el paraje San Luis utilizaron totora, palitos de algarroba y semillas de chorolas (plantas de la zona).

Los nenes de 3ero y 4to año se ocuparon de la escuela y los barrios periféricos de Cafayate: Los Moldes y Esperanza.

Su seño (Petrona) coordinó esta parte. Para la escuela usaron los cartones vacíos de la leche del desayuno. Para los barrios, los nenes trajeron cajitas de medicamentos de sus casas.

III etapa: Recorridos de casa a la escuela. Iniciación en lenguaje de programación.

Hecha la maqueta, la siguiente actividad fue programar el recorrido que cada nene realiza para ir de su casa a la escuela. Pero antes trabajamos con actividades de iniciación en el lenguaje de la programación de manera natural y lúdica.

Para esto utilizamos un dispositivo concreto como lo es el robot Bee-bot.  Con él, los chicos pudieron comenzar a dar sencillas instrucciones: adelante y atrás (n cantidad de veces), izquierda y derecha; desarrollando de esta manera el lenguaje direccional, giros, lateralidad y otros conceptos espaciales básicos.

La primera propuesta consistió en programar el recorrido de Bee-bot hasta una llama (mamífero presente en la región). Mientras se pensaba y probaba el correcto camino, uno de los chicos escribió las instrucciones (algoritmo) en el pizarrón. Trabajamos con los chicos de nivel inicial y 1er ciclo de escuela primaria.

Posteriormente dividimos a los nenes en 4 grupos, cada equipo tuvo que distribuir roles entre sus integrantes para pensar el recorrido, escribir el algoritmo en el pizarrón, ejecutar las instrucciones sobre el robot y chequear que sean las correctas. El desafío consistió en pasar por las celdas marcadas por banderas (que ellos mismos crearon) en el orden correcto.

Posteriormente pasamos a programar el recorrido “de casa a la escuela”. El dispositivo tecnológico utilizado fue KIBO (producto de KinderLab Robotics, Inc), un robot que puede ser programado en forma intuitiva mediante bloques de madera con código de barras escaneables. Los chicos pueden crear su propio robot con KIBO, programarlo, disfrazarlo y decorarlo como quieran para lograr mayor apego con él, sin depender de ningún dispositivo adicional (PC, tableta o teléfono inteligente). Procesos de diseño, funciones de ejecución y resolución de problemas son las habilidades que los desarrolladores de KIBO pretenden fomentar en aquellos que utilicen el dispositivo.

Disfrazamos a KIBO simulando ser uno de los alumnos de la escuela con guardapolvo blanco, mochila y gorro de lana (lo llaman “chulo” por aquí).

Distribuídos en grupos, propusieron las instrucciones, las programaron en el robot, depuraron las sentencias y escribieron el algoritmo. (Ver post: De casa a la escuela: adoptar, crear e innovar con Arte + Tecnología)

Sobre el uso de Bee Bot y KIBO, el Programa de Singapur (IDA ) PlayMaker menciona:

“Además de ayudar a niños pequeños a adoptar y adaptar a la tecnología, estos juguetes ayudan a alimentar su curiosidad y creatividad. La capacidad de aprovechar la imaginación para innovar es una faceta esencial para su desarrollo” artículo “Getting serious about child’s play”

Ambos robots fueron llevados a Salta para realizar esta experiencia. Beebot fue prestado por el Colegio Newlands (donde trabajo) y KIBO es mío.

IV etapa. Contarle a otros de dónde soy y cuáles son mis costumbres: diálogo entre niños de Salta y Buenos Aires.

Tuvimos un encuentro desde la escuela nº 4411 de Yacochuya, Salta con los nenes del Colegio Newlands de Buenos Aires a través del formato de videoconferencia “Mistery Hangout” (4)

Los participantes fueron niños de 6 a 9 años. Como soporte del encuentro preparamos una presentación donde inicialmente los ubicamos geográficamente. Por medio de imágenes satelitales recorrimos las vistas cercanas a cada escuela y observamos el ámbito rural de una y el urbano de la otra. Cada grupo describió las características de sus paisajes y luego vimos fotos de cada lugar.

La premisa fue jugar a adivinar un animalito conocido por ellos de cada región por medio de preguntas que sólo requirieran por respuestas SI/NO y de “ayuditas” que permitieran descubrirlos a partir de observar pequeñas partes de su cuerpo.

Una vez terminada la actividad, los chicos del colegio de Buenos Aires se interesaron en conocer las actividades que realizan los nenes de Yacochuya después de ir la escuela y los medios de transporte del lugar.

Basta ver la grabación para valorar lo significativa que fue la experiencia. Las caras de asombro de los nenes, el entusiasmo por responder o contar algo y el esmero por expresarse bien, dan cuenta de eso. Estos encuentro permiten que el aula se vuelva permeable, se abra al mundo y se enriquezca con la comunicación con otros alumnos.

Luego del encuentro con los nenes de Adrogué, ambos grupos pudieron recorrer el entorno donde se ubican las escuelas utilizando nuevamente las gafas de realidad virtual, admirando las características propias de la ciudad y el campo. 

Realicé también una capacitación a un grupo de los alumnos de los últimos años y a docentes para mejorar la práctica de cómo comunicarse a través de videoconferencias utilizando Google Hangout.

V etapa. Crear historias conmigo como personaje del lugar

Recuperamos aquellos dibujos que habían coloreado en la actividad motivadora y, divididos en grupos, crearon historias donde cruzaron esas escenas y personajes, lugares geográficos de Cafayate o de su periferia y a ellos mismos como parte del cuento. Aquí comparto uno de ellos:

Quedó pendiente la digitalización de los cuentos con el editor “StoryJumper”. Generé un tutorial de cómo utilizarlo para que puedan continuarlo en mi ausencia.

Cierre:

El último día de Circópolis en la escuela de San Pedro de Yacochuya coincidió con el festejo del Día del Trabajador. Durante el acto, los alumnos de 1ero y 2do año bailaron la chacarera. Me pareció que sería divertido programar al robot KIBO para que pueda bailarla también. La seño Lore diseñó un disfraz de bailarina. Comprobamos que las instrucciones posibles para dar a KIBO se adaptan al esquema de la coreografía. (Ver post “Chacarera Programada”)

……….

Formación docente

Si bien no tuve la oportunidad de disponer del tiempo suficiente para ofrecer una capacitación óptima en el uso pedagógico de herramientas digitales, trabajamos sobre esto y escribí un documento con selección de sitios sugeridos para acceder a recursos escolares. Generé una dirección de correo para la escuela (changuito4411@gmail.com) y les enseñé el uso de Google Drive, Documentos y Hangout.

Como extras:

………………

(1) Circópolis está inspirado en el prototipo “Learning Circus”, que diseñé durante diciembre de 2012 en la capacitación sobre pensamiento de diseño de Outliers School Educación junto a Ileana Farré, José Antonio Delgado y Xavier Pujol Auden.

(2) El equipo completo está conformado por el prof. Sergio Arciénaga, el periodista Gustavo Iovino, el fotógrafo Antonio Tita, la lic. en Comunicación Ana Meneses, Katherine y Frederic Pannatier, papás de Isabella, alumna de 1er año.

(3) Agradezco a la empresa MOVR por la donación de 10 gafas de realidad virtual a la escuela.

(4) Mistery Hangout es un formato donde se encuentran dos aulas distantes por un medio de videoconferencia como Skype o Google Hangout con el fin de presentar el lugar donde está ubicada cada escuela mediante adivinanzas para que el otro grupo lo descubra y viceversa. En esta oportunidad centramos la adivinanza sobre un animal típico de cada lugar.

Album de fotos:

Proyecto Circópolis Yacochuya

Páginas relacionadas con la experiencia presentada:

De qué se trata Circópolis

Proyecto Circópolis

Escuela 4411

Escuela 4411 en Facebook

Nota sobre la experiencia Circópolis del diario “El Tribuno” de Salta

 

 

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *